Posts etiquetados ‘Verduras’

Pollo Teriyaki con Wok de Verduras

Publicado: 16 marzo, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Hoy toca cena japonesa. Ni en Japón son tan japoneses cenando 😉

La gastronomía japonesa va mucho más allá que el pescado crudo.

Marinamos unas pechugas de pollo de corral echa filetitos en salsa teriyaki, durante unas cuantas horas, si es de un día para otro tampoco haces nada malo.

Para preparar el wok con las verduras, escogimos un surtido realmente interesante y colorido. Tú puedes usar las que te de la gana y más te gusten y sobre todo…que tengas en la nevera 😉

Cortamos en tiras un calabacín, una berenjena, una zanahoria, un pimiento verde. Cortamos en rodajas un par de guindillas rojas frescas. Cortamos en arbolitos pequeños un brócoli y media col china en trozos medianos tirando a grandes. No será por verdura. Lo único que no cortamos fueron unos champiñones dorados a los que sólo les quitamos las raíces.

Se pone a calentar el wok pintado de aceite, y cuando este eche humo se van añadiendo las verduras, una detrás de otras sin parar de mover. Se añade salsa sukiyaki y se saltean unos minutos. Es wok, las verduras tienen que quedar crujientes, se hace en menos de 5 minutos. Quedan estupendamente.

Mientras se va haciendo el wok, se pone a calentar el teppan o plancha, pulverizándolo de AOVE. Cuando esté caliente se echan unas guindillas rojas y que se vayan dorando un poco. Cuando cojan un color bonito se añaden los filetitos de pollo y se cocinan hasta que estén dorados.

Se sirven los filetitos de pollo teriyaki acompañados de una ración del wok de verduras sukiyaki…y te mueres de gusto porque están de muerte ambos dos. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Pollo
    • Unos escalopines de pollo de corral
    • Un par de guindillas rojas frescas
    • Salsa Teriyaki
  • Wok
    • Verduras variadas
    • Salsa Sukiyaki

MANUFACTURA

  • Se marinan los filetitos en salsa Teriyaki durante 6 horas mínimo
  • Las verduras se lavan, se pelan si es neecesario y se trocean en juliana o bastones
  • Se hacen en un wok con un poco de aceite sin parar de remover, aderezadas con salsa sukiyaki
  • En una plancha caliente pintada con AOVE se echan las guindillas en aros, y cuando estén empezando a dorarse se incorpora las pechugas de pollo previamente marinadas
  • Se sirve las pechugitas con las verduras salteadas al wok
Anuncios

Estofado de Bulgur con Verduras

Publicado: 11 marzo, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Me encanta el bulgur, creo que es mi manera favorita de comer trigo…el pan no cuenta 😦

Esta vez he escogido bulgur de espelta, que está más bueno si cabe.

Lo voy a estofar con un montón de verduras, puedes utilizar las que quieras, porque le va todo bien. Yo utilicé una zanahoria grande, un pimiento verde, un tomate, un manojo de espinacas, unas guindillas rojas y unas cebolletas chinas.

Lo corté todo en rodajas de diferente tamaño, que al final prácticamente desaparecieron  con el bulgur dando pequeños destellos de color.

En una cacerola con el fondo de AOVE, no mucho, una cucharada o poco más, se empiezan a rehogar las verduras, las vamos añadiendo por orden de dureza. La zanahoria la primera, luego el pimiento y la cebolleta, cuando ya estaban prácticamente rendidos, el tomate pelado, sin pipas y en cuadraditos pequeños y las hojas de espinacas. Remover todo bien.

Mientras se van haciendo las verduras preparamos un majado de especias. Echale lo que se te ocurra, probando es la única manera de mejorar y averiguar lo que queda mejor y lo que te gusta más. Yo añadí en un mortero unos granos de cilantro, unos granos de pimienta de jamaica, unos granos de pimienta multicolor y unas semillas de comino. Añadí también la sal al mortero, porque así es más fácil majar los granos.

Cuando esté todo bien molido, prácticamente polvo, lo incorporamos a las verduras y seguimos removiendo.

El bulgur lo lavamos bien con agua fría, un buen rato, y a continuación lo incorporamos en la cazuela, subimos el fuego y lo rehogamos, sin parar de remover. Tiene que estar un buen rato removiéndose, e irá cambiando de color. Unos 10 minutos o así.

Entonces añadimos agua, la misma cantidad de bulgur que de agua. Cuando empiece a hervir bajamos el fuego y lo tapamos, para que se haga lentamente. No tarda demasiado, en menos de 10 minutos estará listo.

Este plato puede utilzarse como primero, como guarnición de carnes o pescados o como plato único si le añadimos algo de proteinas. Aguanta bastante bien en la nevera un par de días incluso 3. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 240 gramos de bulgur de espelta
  • Verduras varias, todas las que quieras. En este caso
    • 1 tomate
    • un manojito de cebolletas
    • 1 zanahoria
    • unas guindillas
    • espinacas frescas
    • 1 pimiento verde
  • Mezcla de especias:
    • Semillas de cilantro
    • Pimienta de Jamaica
    • Pimienta multicolor
    • Semillas de cominos
  • Sal, AOVE

MANUFACTURA

  • Se pelan y se parten las verduras como más te gusten
  • Se muelen las especias
  • Se saltean las verduras en un poco de AOVE
  • Se añaden las especias y se remueve un par de minutos
  • Se añaden el bulgur despues de lavarlo bien con agua fría
  • Se rehoga 1o minutos a fuego medio bajo
  • Se echa la misma cantidad de agua que de bulgur
  • Se tapa y se cuece a fuego medio
  • Se sirve caliente o tibio

Lentejas Estofadas con Verduras

Publicado: 22 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , ,

Clásico de la gastronomía española. Comida de andar por casa que sabe a gloria. Dedicado a los que no consiguen unas buenas lentejas, que haberlos haylos, que me lo han dicho ;).

Me encanta invitar a amigos y familiares a comer a casa. Es todo un lujo poder compartir con los seres, más o menos queridos,  las cosas ricas que se me ocurren. Pero no se me ocurriría poner unas lentejas en una comida con invitados…al menos cocinadas de esta forma. ¿Por qué?

Se trata de una receta de comida casera, casera, casera, para un día cualquiera. Cuando invitas se supone que te luces haciendo cosas diferentes y muy ricas…La anécdota, que hay anécdota, es que cuando estaba estudiando en la universidad, es decir, cuando estaba más tiesa que una mojama,  e invitaba a mis compis a comer, que ya por aquellas me gustaba y mucho hacer de anfitriona gastronómica, siempre me pedían lo mismo. ¿Que quereis que os ponga? La respuesta era unánime….¡¡¡Lentejaaaaaaaas!!! Barato y fácil, eso está hecho. Vamos, que me salen ricas, muuu ricas, y eso que sólo las estofo con verduras, si le metiera chorizo o similares, sería para derramar lagrimones…

Bueno ya está bien de autobombo. Preparemos las lentejas estofadas. Lo primero es que no tengo unos ingredientes fijos. Verduras las que haya en la nevera. Pimiento verde, cebolla, tomate, puerro, calabaza, berenjenas, calabacines…lo que te de la gana. Lo picas pequeñito y lo refríes con el fondo de la olla cubierta de AOVE.

Yo usé en esta ocasión un tomate, un pimiento verde, una cebolla y un trozo de calabaza. Todo bien refritito. En esta ocasión, y sin que sirva de precedente, le añadí un trozo de tocino de jamón ibérico, pero no es lo habitual, sólo verduritas.

Cuando estén bien pochadas le añadimos las lentejas, que habrán estado en remojo un buen rato antes, algo más de una hora sería suficiente, a mí me gusta dejarlas más. Incluso se pueden cocinar sin meterlas antes en remojo, tardan más, pero puede hacerse, aunque a mí no me gusta.

Añadimos también una cucharada de pimentón dulce y un par de hojas de laurel. Se cubre todo bien bien de agua, que no se vean las lentejas, se salpimenta y se cierra la olla. Se sube el fuego a tope hasta que empiece a hervir. Se baja el fuego al punto de que siga hirviendo pero tenue. Si es olla rápida 15 minutos más que suficiente, si es olla normal, vete mirando, pero en 45 o 50 minutos deberían estar.

Aguantan estupendamente en la nevera y congelan muy bien (si le añades patata y las vas a congelar quítalas antes). Se sirven bien bien calentitas…¡seguro que no las dejas! ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Medio kilo de lentejas
  • 1 tomate maduro grande
  • 1 cebolla grande
  • un trozo de calabaza
  • 1 pimiento verde
  • 2 hojas de laurel
  • Pimentón dulce

MANUFACTURA

Me encanta el arroz,  de todos los tipos y en todas sus formas de cocinar. Esta receta es bien fácil de hacer, y bien rica de degustar. Apta para todos los públicos.

Lo que me enseñó mi mare es que el sofrito típico de un arroz consiste en pimiento en tiras, rojo y/o verde, tomate pelado y troceado y ajos picaditos fino. Luego le añades lo que te de la gana. Como buen sofrito se rehoga en AOVE a fuego muy lento, para que se vayan rindiendo los ingredientes poco a poco.

Con arroz de la huerta está claro lo que quiero decir, ¿no? Pues todas las verduras y hortalizas que sean de temporada son bienvenidas. En mi caso, la huerta, además de los ingredientes del sofrito, consistía en alcachofas y judías verdes. Alcachofas, por supuesto, el arroz con alcachofas es lo mejor del mundo. Pondremos una alcachofa por persona, si cae alguna más tampoco pasa nada. Para prepararlas hay que cortarles el tallo y quitarles todas las hojas de fuera, se queda sólo el corazón, y éste lo partes en 8 trozos, para mí es el tamaño perfecto del arroz.

Las judías verdes, después de lavarlas bien y quitarles las puntitas y las tiras de los extremos, se parten en trozos medianos, no demasiado pequeños.

Por último le vamos a añadir pollo, una pechuga de pollo bien lavadita, a la que le hemos quitado la grasilla que suele tener dispersa, y la hemos troceado en chiquito.

Empezamos por supuesto por el sofrito tradicional, a fuego lento, poco a poco se van rindiendo las verduras y cuando el ajo comience a cambiar de color le añadimos las alcachofas y las judías verdes. Rehogamos un par de minutos más, para que vaya mezclándose todos los sabores. A continuación incorporamos el pollo y seguimos rehogando hasta que el pollo pierda el color de estar crudo.

Ahora puedes hacer dos cosas, o esperas a que el sofrito se enfríe y lo guardas en la nevera o el congelador, o seguimos haciendo el arroz. Siempre puedes hacer el doble de refrito y ya tendrás un delicioso arroz en cualquier momento, basta con descongelarlo y sólo necesitas el tiempo que se tarda en cocer el arroz para disfrutar de un plato estupendo. Es lo que suelo hacer yo para ganar tiempo, ya que tardas prácticamente lo mismo en hacer para un arroz que para 2.

En este caso seguimos con la receta, así que cuando le hayamos dado unas cuantas vueltas a todas las verduras y hortalizas y el pollo, le añadimos el arroz, si puede ser arroz bomba mejor. Una taza de café por persona, más o menos. Se añade también un puñado de sal, pimienta negra molida y un poco de azafrán, o colorante alimentario para coger el típico color del arroz amarillo. Se remueve todo bien durante un minutillo o poco más y se añade el agua. Se trata de un arroz seco, por lo que las medidas de agua serán el doble más uno respecto a las del arroz. Pero lo de la medida del agua depende del tipo de arroz y de la dureza del agua, y por supuesto del punto al que nos guste el arroz, así que seguro que tienes tus referencias…Se sube el fuego hasta que empieza a hervir, se deja unos minutos a fuego muy vivo y después se baja a fuego medio, para que siga hirviendo pero tranquilamente. Cuando se consuma el agua el arroz estará listo. Se deja reposar unos minutillos, cubierto y se sirve inmediamente. Es perfecto como primer plato y por supuesto como plato único, acompañado de una ensalada verde, ya que dispone de todo lo necesario para una comida completa, equilibrada y deliciosa…¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Arroz bomba, una taza por persona
  • 1 alcachofa por persona
  • un puñado de judías verdes
  • 4 dientes de ajo
  • un tomate grande maduro
  • 1 pimiento verde o rojo
  • 1 pechuga de pollo
  • azafrán o colorante alimentario
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se hace el sofrito del arroz, con los ajos picados, el tomate pelado y sin pepitas a trozos pequeños y el pimiento a tiras
  • Se rehoga unos minutos y se añaden las alcachofas y las judías verdes troceadas
  • En un par de minutos se incorpora el pollo troceado y se da vueltas hasta que pierde el color de crudo.
  • Se saltea unos minutos más  y se añade el arroz, sal, pimienta y azafrán
  • Se da unas vueltas y se añade el doble de arroz más uno de medidas de agua
  • A fuego fuerte unos minutos y el resto del tiempo fuego medio hasta que el agua consuma.
  • Dejar reposar tapado unos minutos y servir inmediatamente

Tagarninas Esparragás

Publicado: 10 enero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , ,

No he podido evitarlo, cada vez que bajo pa la tierra me vengo cargada de productos autóctonos que difícilmente encuentro donde vivo. Las tagarninas es unos de ellos. Pero esta receta, como su nombre indica, también puede hacerse con espárragos en lugar de targaninas, así que no tienes excusa.

Además te pongo unas fotos de las tagarninas, para que por lo menos sepas la pinta que tienen. Está salvaje en su mata, limpita en la cocina y cortadita y lista para prepararla.

Ya hice otra receta, Potaje de Tagarninas, que es sólo para ocasiones muy especiales porque va cargada de colesterol. En cambio, esta forma de hacerlas es muy sana, nutritiva y equilibrada.

Hay que seguir el mismo procedimiento que en la receta anterior, hay que limpiarlas y lavarlas muy bien, y cortarla en trozos medianos. Una vez que las tenemos listas las ponemos al vapor una media hora, o hervida, que queden tiernas pero enteritas, un punto crujiente. El agua se reserva.

En una cazuela se pone el fondo de AOVE y se sofríen una cebolla pequeña y unos dientes de ajos, finamente picados, unos granos de comino y un trozo de pan duro, muy lentamente, hasta que se rindan y el pan esté bien doradito. Todo esto se lleva a un vaso o jarra para batirlos, junto con el caldo de hervir las tagarninas. Si lo has hecho al vapor, puedes usar caldo o incluso agua. Se bate todo bien.

En la misma cazuela se añade un par de cucharadas de ñora molida, una cucharada de pimentón, dulce o picante, al gusto de cada cual, y las tagarninas. Se añade sal y se da unas vueltas para que se mezclen bien todos los ingredientes. Se añade el caldo y se deja unos 10 minutos.

Si no dispones de ñora molida, la puedes usar entera, pero previamente la debes hidratar y luego trocear lo más pequeño que puedas, incluso incorporarla, una vez hidratada, al vaso de la batidora.  A unas malas, incluso podrías sustituir la ñora por un pimiento choricero, que aunque en principio no tienen nada que ver en sabores, y no suelen ser intercambiables, en este caso, los dos tipos de pimiento le van bien a la receta.

Cuando ya lleve hirviendo unos minutos se añaden unos huevos, para escalfarlos en el caldo, uno o dos por persona, al gusto. Cuando los huevos estén cuajados estará listo para servir.  ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 kg de Tagarninas o 1 manojo grande de espárragos verdes trigueros
  • 1 cebolla pequeña
  • 4 dientes de ajo
  • un puñadito de semillas de comino
  • un trozo de pan duro
  • 2 cucharadas de ñora molida
  • 1 cucharada de pimentón
  • huevos
  • Sal y AOVE

MANUFACTURA

  • Hervir las tagarninas, o hacerlas al vapor, media hora, que queden enteritas
  • Sofreir ajos, cebolla, cominos  y pan, se saca a un vaso para batir con un poco de caldo o agua
  • En el mismo aceite se echa ñora molida, pimentón  y las tagarninas
  • Se añade el batido y se deja cociendo unos minutos
  • Se cuajan los huevos

Las coles de bruselas, aunque no te lo acabes de creer, están buenas. Además son buenas, como crucífera, se precia de compartir con sus hermanas de familia estupendas propiedades antitumorales, especialmente eficientes en el aparato digestivo. Tiene potentes desintoxicantes como los carotenoides. Una gran cantidad de vitamina A y C y ácido fólico, ayuda a absorber el calcio y el hierro y a evitar la retención de líquidos, así que ahora te resultaran más buenas que antes.

Esta es mi manera favorita de prepararlas. Las coles las prefiero frescas, en ese caso hay que pelarlas y quitarle las dos primeras capas y la zona del tallo. Las congeladas, si son de buena calidad también están bastante bien. Las suelo preparar en el horno de vapor unos 30 minutos, puede que algo más, sobre todo cuando son frescas. Siempre mejor al vapor que hervidas, porque mantendrá más propiedades.

En una sarten con el culo de aceite se echa una buena cebolla que previamente has troceado en pequeños cuadritos. Cuando lleva unos 5 minutos se añade unos taquitos de jamón serrano y se sigue dando vueltas. Todo esto a fuego lento, para que la cebolla se vaya confitando lentamente y el jamón vaya soltando el jugo.

Cuando la cebolla está muy transparente se añaden las coles de bruselas, sal y pimienta. Cuidado con la sal, que el jamón ya aporta una parte de la necesaria. Se sube el fuego y se le dan unas vueltas para que se impregnen bien todas las coles con el refrito. Durante un minuto o dos.

Despues se añade un buen chorreón de vino dulce, y se mantiene el fuego vivo y removiendo hasta que empieza a hervir el vino. En ese momento se baja el fuego y se pone una tapadera. De vez en cuando se da una vuelta para evitar que se peguen y para ir viendo como va consumiéndose el vino. Cuando apenas quede un poco de salsa se retiran. Se sirven calentitas y es un primer plato o una cena ligera estupenda. Se puede recalentar y se puede congelar.

Para servirlas se puede espolvorear con hierbabuena picada, aunque también se puede incorporar la hierbabuena en los últimos minutos de cocción, para que coja aún más sabor. De forma idéntica se pueden preparar las habas y están exquisitas. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 Kg de coles de bruselas
  • 100 g de tacos de jamón serrano
  • 1 cebolla bien grande
  • Vino dulce
  • Hierbabuena
  • AOVE, sal y pimienta

MANUFACTURA

  • Las coles de bruselas se pelan y se hacen al vapor
  • En una sarten se sofríe la cebolla con el jamón a fuego lento
  • Se añaden las coles, sal, pimienta y se revuelve a fuego fuerte
  • Se añade vino dulce y se baja el fuego y se tapa cuando empieza a hervir
  • Están listas cuando el vino se ha reducido

El Besugo es uno de mis pescados favoritos, al horno con verduras y hortalizas varias es toda una delicia.

Esta forma de cocinar el besugo también se llama Besugo a la Madrileña….no tengo ni idea de porqué, pero así es. Supongo que puede ser porque es el plato típico que comen en Madrid por Navidad, pero es una especulación pura y dura.

El fundamento del plato por supuesto es un besugo, hermoso y fresco, que brille la plata de las escamas y los ojos estén limpios. Tiene que estar bien limpio de tripas y escamas, y bien lavado bajo el grifo. Se le hacen unos pequeños cortes en el lomo y se le introduce unas rodajas de limón partidas a la mitad. Se reserva.

Primero hay que cocinar las verduras, porque al llevar patatas, el tiempo de cocción es mayor que el del pescado. A mí me gusta con patatas, pimientos verdes italianos, cebolla y tomate. Se pelan las patatas y se parten en rodajas. Los tomates también se parten en rodajas. Para la cebolla se puede escoger aros o juliana. Los pimientos mejor en aros o tiras. Se añade también un ramillete de perejil fresco bien picadito. Se mezcla todo sobre la bandeja de horno y se aliña con AOVE, sal, pimienta, el zumo de medio limón y un chorreón de vino. Se vuelve a mezclar todo bien, para que quede homogéneo el aliño, lo mejor es usar las manos, sin ningún pudor.

Se mete la bandeja en el horno de vapor a 160 grados entre 30 y 40 minutos. Si tienes un horno convencional, a 180 grados con aire caliente o calor arriba y abajo, el tiempo dependerá del horno. La idea es que las patatas queden tiernas. Además tendrás que añadirle algo más de líquido, más vino, agua o fumé de pescado, ya que la cocción evaporará el líquido.

Una vez cocinada las verduras, se saca la bandeja del horno y se pone encima el  besugo. Se le añade un poco de sal y pimienta, se pulveriza con un poco de AOVE y se echa un poquito de perejil. Se vuelve a meter al horno de vapor, con la misma temperatura y mezcla, 160 grados, aire caliente+vapor. Para un besugo de entre un kilo y kilo y medio con 30 minutos es suficiente. En un horno convencional, la temperatura sobre 170 0 180 y entre 30 o 40 minutos. El punto del pescado es importante, porque si nos pasamos queda seco. El horno de vapor consigue darle un punto excepcional, ya que al incluir el vapor de agua en la cocción, asegura que el pescado queda tierno y jugoso.

Hay que servirlo recién hecho, y es un plato completo, por lo que no necesita de nada mas y está delicioso. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 Besugo de 1 Kg o algo más
  • 3 tomates
  • 2 cebollas
  • 2 pimientos verdes
  • 4 patatas
  • 1 limón
  • perejil
  • Vino
  • AOVE, sal y pimienta

MANUFACTURA

  • Se pelan las patatas y se cortan en rodajas y los tomates
  • Se cortan los pimientos en aros y la cebolla en juliana
  • Se mezclan todo y se añade un chorreón de AOVE, un buen chorreón de vino, sal, pimienta y el zumo de medio limón
  • Se pone al horno de vapor 30-40 minutos, a 160 grados combinando vapor y aire caliente
  • A continuación se saca la bandeja y se pone encima el besugo, se vuelve a poner unos 30 minutos más.

Wok Sukiyaki de Verduras

Publicado: 21 septiembre, 2011 en Cocina
Etiquetas:, , , , ,

La salsa sukiyaki es un clásico en la comida japonesa. Cuando se habla de Sukiyaki a secas se trata de una especie de estofado de carne y verduras en salsa sukiyaki, donde los ingredientes se van preparando y comiendo sobre la marcha, añadiéndolos a la olla y sacándolos cada uno al punto que le gusta. Por eso hay que tener un hornillo para llevar a la mesa, y como yo no tengo, sólo lo tomo en restaurantes. Pero la salsa sukiyaki tiene los usos que tú quieras darle, y para woks queda estupendamente. Así que esta noche una cena ligera a base de verduras y salsa sukiyaki.

La salsa sukiyaki consiste fundamentalmente en salsa de soja, mejor la japonesa que la china. A la salsa de soja le añadiremos sake, mirim y azúcar, las propociones de referencia las puedes encontrar abajo, como siempre, se trata de experimentar y modificarlas al gusto. También se le puede añadir dashi.  Vale, son unos cuantos nombres raros, pero el mirim y el dashi son fundamentales en la comida japonesa, se usa para casi todo. El mirim es como una especie de vino de arroz, que aporta un toque dulce. El dashi es un caldo de pescado que suele encontrarse concentrado, en pastillas, en polvo….. Los puedes encontrar fácilmente en los supermercados chinos. Si aún así te da una pereza increíble, o lo vas a usar una vez en tu vida…o dos…siempre puedes comprar la  salsa sukiyaki ya preparada,  en bote de cristal… no es lo mismo, pero te saca del apuro y sigue saliendo bastante rico.

Verduras las que hay en la nevera, en este caso, pimientos, calabacines, berenjenas y ajos. Puedes echarle lo que te de la gana, imaginación al poder. Todas las verduras van bien en el wok, y con esta salsa. Eso sí, los cortes para el wok conviene siempre que sean finos,en tiras, o como se dice profesionalmente: en juliana, es lo que mejor se adapta a esta forma de cocinar, aunque los pimientos y las cebollas en aros también quedan estupendamente. Unas guindillas nunca pueden faltar en un wok que se precie. Si utilizas brócoli o coliflor, procura que los arbolitos sean pequeños.

El procedimiento para hace un  wok, de lo que sea, siempre es el mismo, se calienta a fuego muy fuerte hasta que echa humo. Se cubre con aceite, yo uso de sésamo, y se mueve para que el aceite bañe toda la superficie del wok, ya que se cocina con toda la sartén no sólo en el fondo. Una vez que está caliente y con aceite, el justo, se van añadiendo las verduras por grado de dureza, es decir, en primer lugar las que necesiten más tiempo de cocción, y en último las que menos. Cada vez que echas una verdura remueves sin parar, y en cuestión de un minuto o menos, echas la siguiente. A mi me gusta echar las guindillas al principio para que el sabor impregne bien por todos los ingredientes. Cuando todas las verduras están en el wok se añade un buen chorreón de la salsa sukiyaki y pimienta negra molida. No hace falta sal, la salsa de soja ya sala lo suficiente.  Se le da un par de vueltas más para que la salsa se distribuya homogéneamente y listo para comer.

Yo no le eché nada más, pero igualmente puedes añadir unas semillas: sésamo, lino, mostaza, amapola…lo que quieras, y mejor al principio para que tuesten un poco..

Se sirve recién apartado, te vale de primer plato, de acompañamiento de carnes, pescados, huevos…lo que quieras, una cena ligerita y cargada de vitaminas. ¡Bueno provecho!

INGREDIENTES

  • Verduras varias cortadas en juliana
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de sésamo
  • Guindillas
  • Salsa Sukiyaki
    • 1/3 de una taza de salsa de soja,
    • 3 cucharadas de sake,
    • 4 cucharadas de azúcar,
    • 3/4 partes de una taza de caldo dashi

MANUFACTURA

  • Se lavan y trocean en juliana las verduras
  • Se caliente el wok y se unta con aceite
  • Se van añadiendo las verduras una tras otra, sin parar de remover y cada minuto o menos entre cada una
  • Al final se añade la pimienta y la salsa sukiyaki, un par de vueltas más y listo

Los wok son rápidos y muy socorridos, mantienen muy bien las vitaminas de las verduras y además están deliciosos…¿que más se puede pedir?.

Puedes hacer las combinaciones que quieras, te permite investigar y experimentar…en este caso vamos a hacer un Wok con tallarines chinos, solomillo de cerdo, y verduras.

Las verduras….a ver que hay por la nevera….calabacines, berenjenas y pimientos…y cebolla…perfecto. Valen estas como otras cualquieras, admite todo tipo de verduras y hortalizas, así que échale imaginación…Vamos al lio.

Un calabacin y una berenejena, los dos pelados y rallados o cortados en tiras muy finas, el pimiento en rodajas y la cebolla en juliana.

Se pone el wok a calentar a fuego muy vivo, y cuando empiece a echar humo se añade el aceite de sésamo…si no tienes pues de oliva y punto, más sano, menos exótico. Se menea el wok para que el aceite impregne todas las paredes, no sólo el fondo. En realidad el secreto de un buen wok es no parar de moverlo mientras se cocina, pero como no estamos en una candela al fuego, sino en una cocina europea, pues lo que no pararemos de mover son los ingredientes, usando toda la superficie disponible del wok.

Añadiremos también un poquito de pique…un  buen wok que se precie tiene que tener su puntito picante…unas guindillas indias troceadas serán perfectas para la ocasión. Y unas semillas de lino para que tenga el toque crunchi. Además, parece increíble que algo tan insignificante tenga unas propiedades tan buenas. Sirve para controlar el nivel de colesterol porque contiene omega 3, además de tener propiedades antioxidantes y anticancerígenas.  Incluso no te lo pierdas, si lo consumes regularmente te ayuda a controlar los trastornos articuales, como el reuma, la artrosis, la artritis. Ayuda al tránsito intestinal y al sistema vascular por la combinación de oligoelementos y vitamina B que tienen…vamos, que es para pensárselo el incluirlo en wok, ensaladas, pan, salsas para carnes o para pescados…lo que se te ocurra.

Se empiezan a echar las verduras, primero el pimiento, al ratillo las guindillas y las semillas de lino, junto con la cebolla, después  el calabacín y luego la berenjena…todo el tiempo sin parar de mover. Sobre unos 5 minutos dura todo este proceso.

El solomillo de cerdo que voy a usar es un resto del otro día, así que solo tengo que añadir los trocitos.  Si la carne es cruda, pártela en tiras pequeñas y añadelas lo primero si es cerdo o pollo y lo último si es ternera. Se añade pimienta molida y un buen chorreón de salsa de soja. Se sigue rehogando y al minuto se añaden los tallarines chinos. Estos son instántaenos, así que con el agua que han soltado las verduras y la salsa de soja en un minuto están listos, si ves que no es suficiente, añade un poco más, pero sin pasarte, un vaso pequeño o poco más. En principio, al llevar soja, este plato no necesita sal, pero siempre puedes probar la verdura antes de añadirle la pasta y rectificar con un poco de sal al gusto.

Cuando se aparta del fuego se le puede añadir aceite de sésamo en crudo, para aromatizar, pero solo unas gotas (ojo que este aceite no es el mismo que para freír)

Sano, ligero, delicioso y completo, un plato perfecto

¡Buen plovecho!

INGREDIENTES

  • 1 Cebolla
  • 1 calabacin
  • 1 berenejena
  • un trozo pequeño de solomillo de cerdo
  • Aceite de sésamo para freir y para aromatizar
  • Guindillas indias
  • Semillas de lino
  • Tallarines chinos

MANUFACTURA

  • Se cubre el wok bien caliente con aceite de sésamo para freír y se extiende por todas las superficies
  • Sin parar de mover se echan los ingredientes por orden de dureza
  • Al final un buen chorreón de salsa de soja
  • Se añaden los tallarines y esperar a que estén tiernos
  • Se sirve calentito