Posts etiquetados ‘Pavo’

Mil, lo que se dice mil, va a ser que no, pero utilicé todas las pimientas que tenía en casa, y son unas cuantas, así que el nombre, aunque pelín hiperbólico, es bastante aproximado 😉

Me encanta la pimienta, me apasiona. Es mi especia favorita, con mucha diferencia. Y aunque tengo debilidad por la pimienta negra vietnamita, cualquier tipo de pimienta merece toda mi atención y reconocimiento.¿Por qué no mezclarlas todas a ver que sucede? Pues un delicioso manjar, como se podía esperar.

Lo bueno de esta receta, aparte de su sabor increíble, es que como toda la pimienta queda fuera, si no eres picantón, con retirar la costra exterior, el interior del pavo te quedará con un toquecillo  perfumado pero sin picar ni agobiar, y si te va la marcha, pues te comes la costra de pimienta asada y te mueres de gusto. Así que esta receta es apta para todos los públicos.

En un mortero se añaden los granos de pimienta, de las mil pimientas o de las que tengas. Yo utilicé pimienta negra vietnamita, pimienta de Jamaica, pimienta rosa, pimienta de Sichuán, pimienta blanca, y no se si alguna más se me olvidará, tendría que revisar el especiero (ejem, los dos armarios).

En el mortero añadimos también un puñado de sal y comenzamos a majar para que los granos se vayan rompiendo. La idea no es obtener un polvo fino y ligero, entre otras cosas porque sería un arduo trabajo, pero sí conviene romper la mayoría de los granos para que las esencias de las diferentes pimientas se mezcle. Con la sal facilitamos la labor, y cuando esté casi hecha incorporamos un chorreón de AOVE y seguimos majando y removiendo.

Limpiamos bien el rotí y lo ponemos sobre una superficie limpia. Con una brocha vamos pintando toda la superficie del rotí con el majado de pimientas, cubrimos por completo y lo ponemos en una fuente de horno. Incorporamos en el fondo de la fuente un vaso generoso de vino de Oporto.

Ahora horneamos, utilicé el horno de vapor, que ya he contado miles de veces que para asados es espectacular, ya que los deja crujientes y dorados por fuera y jugosos por dentro, cosa que al pavo en especial le viene estupendamente. Con un programa de asado de aves y añadiendo el peso…oye que listo es, lo deja todo en su punto.

Si no hay horno de vapor, pues horno de toda la vida, rondando los 200 grados y calor arriba y abajo, hasta que el rotí coja un colo bonito, dependiendo del peso de la pieza, rondará una hora.

Se puede servir recién salido del horno, pero frío, incluso de la nevera también es una opción estupenda para ensaladas y bocadillos. Acompañado de patatas, pasta, ensalada, puedes combinarlo con casi cualquier salsa, pero tampoco es necesario, ya que el sabor de la pimientas y el aroma del Oporto lo dejan bastante equilibrado.

En cualquier caso, si esperas a que se enfríe un poco antes de partirlo en rodajas, será mucho más fácil que no se desmorone. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 rotí de pavo
  • pimientas de todo tipo
  • 1 vaso de oporto
  • Sal y AOVE

MANUFACTURA

  • En un mortero se majan los granos de pimienta
  • Se añade sal y AOVE a la mezcla y se remueve todo bien
  • Se pinta el rotí con las pimientas aderezadas
  • Se mete en una bandeja y se añade un vaso de vino de Oporto
  • En el horno de vapor alternamos en primer lugar aire caliente a 180 grados, a continuación mezca de aire caliente y vapor y para finalizar vapor. El tiempo total dependerá del tamaño del rotí, para una pieza de un kilo unos 5o  minutos.
  • En horno convencional calor arriba y abajo 190 grados unos 50 0 60 minutos, hasta que el pavo esté dorado por fuera
Anuncios

Siempre había usado los germinados en ensaladas, pero se me ocurrió que podría estar bueno en una salsa…y fue una buena ocurrencia.

Los germinados son todo un descubrimiento, y el de ajo está especialmente bueno, pero también los puedes encontrar de brócoli, de rábanos…de lo que se te ocurra. Como el ajo le va bien a casi todo, el germinado de ajo debe ser que también. Le añade un punto diferente pero a la vez familiar, y un aspecto muy lustroso. Merece la pena probarlo.

La base del plato supersencilla. En una cazuela donde vayamos a cocinar cubrimos el fondo con AOVE y añadimos una cebolla bien hermosa cortada en trozos muy pequeños. No añadiremos ajos porque ya con el germinado es suficiente. La vamos pochando a fuego lento y cuando empiece a dorarse añadimos los trozos de pavo, preferiblemente de pechuga y hecha dados . Subimos el fuego y empezamos a rehogar el pavo, hasta que coja un color dorado por fuera. Otra opción más sabrosa es freír los trozos de pavo en primer lugar, previamente salpimentados, sacarlos cuando estén dorados y en el mismo aceite pochar la cebolla y luego añadir el pavo ya frito. Más sabroso y más calórico.

Es el momento de añadir el germinado de ajo, sal, pimienta y un litro de cerveza. Subimos el fuego hasta que empiece a hervir y en ese momento lo bajamos a fuego medio y dejamos cocinando hasta que la salsa coja la consistencia que nos gusta.

Yo lo serví acompañado de un bulgur salteado con verduras pero le vale cualquier acompañamiento que se te ocurra, ensalada, arroz, patatas…hasta pan para mojar en la salsita que está de rechupete. Vaya plato completo, equilibrado y sabroso. Al ser en salsa, puedes calentar, congelar, en la nevera unos 4 o 5 días sin problemas… ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 kilo de pechuga de pavo en dados
  • 1 bandeja de germinados de ajo
  • 1 cebolla grande
  • 1 litro de cerveza
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Pochar la cebolla en trozos pequeños a fuego bajo
  • Añadir el pavo y a fuego alto dorarlo
  • Añadir el germinado de ajo, sal y pimienta y cubrir con el litro de cerveza
  • Cocinar hasta que la salsa espese al gusto

Patorra de Pavo Asada

Publicado: 3 marzo, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Una pata y un horno, sin contemplaciones, sin acompañamientos ni decoro. Minimalismo elevado a la potencia más ecléctica. Tanta sencillez no puede sino entusiasmar.

Puedes tardar menos de 5 minutos en preparala. Optimización absoluta de resultados y trabajo.

Limpias bien una pata de pavo que estará enterita, le quitas las plumitas o pelillos varios que queden, si quedan. Salpimentas por ambas partes.

Coges un pedacito de manteca de cerdo y la derrites, microondas es lo más rápido pero cuidado que no explote y llene de grasa todo el horno. Con un pincel embadurnas ambas partes de la pata, por toda la superficie.

El horno de vapor a 160 grados, mezclando vapor y aire caliente, el horno convencional a 180 grados calor arriba y abajo y algo de líquido en la bandeja, un poco de agua o vino o brandy. Una hora y 20 minutos. En el horno convencional algo menos de tiempo pero luego metes gratinador para que se dore.

En el horno de vapor queda jugoso por dentro y crujiente y vistoso por fuera. Lo puedes acompañar de lo que te de la gana, legumbres, cereales, verduras, hortalizas. Lo que te sobre lo puedes usar como fiambre para bocatas o ensaladas…Rápido y efectivo. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Patorra de Pavo
  • Sal, Pimienta negra
  • Manteca de Cerdo

MANUFACTURA

  • Salpimentar la patorra
  • Pintarla con manteca de cerdo derretida
  • Al horno de vapor, mezclando vapor y aire caliente a 160 grados una hora y 20 minutos

Filetitos de Pavo con Guindilla Verde

Publicado: 28 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, ,

Me encuentro una guindillas verdes frescas en el mercado, y no puedo evitarlo, me tiro en plancha a por ellas…ya veré después en qué las uso. Os presento uno de los usos de después, improvisación sobre la marcha, tampoco es que haya inventado la rueda, pero ha salio güeniiiiiiiiiiismoooooo.

La cocina olía que nos estaba poniendo nerviosos…es pavo, que cosas… En realidad iba buscando pechugas de pollo de corral, pero no había, y para pollo de piscifactoría 😉 prefiero pavo. A ver cómo te las apañas para que no quede seco. Pues para empezar compras pechuga de pavo….mal vamos. Pártela en filetitos finos y así enderezamos algo el camino. Filetitos, escalopines…trozos de tamaño mediano y finitos.

Con las guindillas le damos un punto picante y diferente, además al ser frescas el sabor es mucho más agradable. Si te gusta el picante y te las encuentras, no dudes en comprarlas.

En una sartén grande o cazuela se cubre el culo con AOVE, lo justo oye que estamos a dieta, partimos una cebolla en juliana y 5 dientes de ajo en rebanadas y los ponemos a fuego bajo a que se vayan entreteniendo. Cuando lleven unos 5 minutillos añadimos guindillas verdes frescas, rebanadas. ¿Cuantas? Tú mism@, yo le eché 4 para un kilo de filetitos, y era perfecto el picor, así que a mí me habría gustado más… unas 6 o 7 :). Lo suyo es que cojas la guindilla, le pegues un corte y te la lleves a la boca…la lengua te dirá lo que pica la guindilla y así tu ya calculas cuantas le echas.

Seguimos rehogando hasta que los ingredientes empiecen a dorarse, cogiendo un color y un brillo bonitos y un olor estupendo. Añadimos los filetitos de pavo, procurando que toquen directamente el fondo de la sartén, vamos retirando las verduritas para hacer hueco. Subimos el fuego. La idea es quitarles el color de crudo, que se doren un poquito, pero a fuego muy vivo, ya que luego van a cocer un poco. También puedes hacer esta operación en primer lugar, dorar los filetitos, los retiras y luego echas las cebollas, ajo y guindilla. Añade pimienta negra molida a los filetitos, pero no sal.

Una vez que el pavo ha tomado un color un poco dorado se añade un buen chorreón de vinagre de arroz y un buen chorreón de salsa de soja. Se tapa la cazuela y en cuanto se ponga a hervir se baja el fuego. Se deja cociendo unos 15 minutillos, puede que algo menos. !Vas a flipar! ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Pechuga de pavo hecha filetitos finos
  • 4 guindillas verdes frescas
  • 5 dientes de ajo
  • 1 cebolla grande
  • vinagre de arroz
  • salsa de soja
  • AOVE y pimienta

MANUFACTURA

  • Se cortan las guindillas en rodajitas, la cebolla en juliana y los ajos en rebanadas. Se sofríe todo con AOVE hasta que estén dorados.
  • Se añaden los filetitos de pavo al fondo de la sartén y se sube el fuego para que se doren
  • Cuando estén con un color bonito se añade un buen chorreón de vinagre de arroz y un buen chorreón de salsa de soja
  • Se baja el fuego y se tapa, se deja cocinando unos 15 minutos

Pechuga de Pavo Asada

Publicado: 7 diciembre, 2011 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Esta receta se hace sola, necesita prácticamente nada de esfuerzo y es muy práctica, porque tiene muchas aplicaciones. La idea me la dió mi amiga Miriam, así que un besote para ella. Yo la he tuneao un poco….pero sigue siendo igual de fácil y rica…Ya verás, ya…

Se compra una pechuga de pavo entera, entera entera…se lava bien, se le quita la grasilla que se vea y se espolvorea bien con pimienta.

En la procesadora se añaden 5 dientes de ajo, un chorro de mostaza, un buen chorreón de salsa de soja, un chorreoncito de AOVE, un poco de romero y un poco de mejorana. Se bate todo hasta que quede pastoso. Se pinta bien la pechuga por las dos partes. Si se tiene tiempo, se mete a la nevera para que vaya macerando. Si tienes cuerdas o redecillas la usas para apretar bien la carne, si no pues no pasa nada, menos tiempo en el horno. También si andamos con prisas pasamos de macerar y para el horno directamente.

El horno de vapor es maravilloso para los asados, ya se que soy una pesada, pero es que los deja crujientes por fuera y jugosos por dentro. Les da un punto increible. Para una pieza de un kilo o poco más, en un horno convencional calor arriba y abajo 180 grados como una hora, hasta que le pechuga esté bien dorada. En el horno de vapor, si tienes un programa predefinido estupendo, si no, unos 20 minutos de vapor, luego unos 20 minutos de aire caliente a 160 grados y por último, mezcla de vapor y aire caliente durante unos 20 o 25 minutos.

Ahora podemos elegir, servirla caliente cortada en rodajas, acompañada de una ensalada, unas verduras, arroz, lo que quieras. Se le puede hacer una salsa, la que más te guste.

Se puede guardar y se conserva estupendamente. La puedes usar tipo fiambre, para bocadillos, ensaladas, para la pasta, para lo que quieras. Dura unos cuantos días en la nevera y se puede congelar ya rebanada y sacas cuando necesites. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Una pechuga de pavo, (o media) de una sola pieza
  • 5 dientes de ajos
  • 1 cucharada de AOVE
  • pimienta al gusto
  • una cucharadita de mejorana
  • una cucharadita de romero
  • una cucharada de mostaza
  • un buen chorreón de salsa de soja

MANUFACTURA

  • Se baten todos los ingredientes, excepto la pechuga
  • Se pinta la pechuga con el batido anterior
  • Al horno