Posts etiquetados ‘Garbanzos’

Garbanzos, legumbre versátil y gustosa. Miles de maneras de prepararlos. Esta vez en forma de pequeña tapa o aperitivo.

Partimos de un puñado de garbanzos, que dependerá del número de raciones que queramos hacer. Tened en cuenta que es bastante explosiva, así que pequeñas dosis para que se queden con ganas de más…porque un hartazgo traerá consecuencias a la capa de ozono 😉

Yo utilizaré garbanzos del puchero, pero puedes usar garbanzos ya cocidos de bote, o cocerlos después de unas cuantas horas de remojo. Si utilizas esta última opción siempre le queda fenomenal unas hojas de laurel, un casco de cebolla pelada y un par de clavos de olor.

Una vez cocidos los garbanzos, se refríen con unos ajos picaditos y un poco de pimienta. Salteándolos ligeramente para que cojan el saborcillo.

Preparamos el alioli, que puede ser del de verdad,  ajo bien picadito, pizca de sal y aceite y majar, majar, majar hasta que tenga una textura consistente o bien la versión algo menos agotadora, pero también muy rica. Esta es la que voy a hacer.

En un vaso de la batidora se pone un huevo, mejor si lo sacas un rato antes de la nevera, un diente de ajo pelado, una pizca de sal, el zumo de medio limón, un buen chorreón de mostaza, la que más te guste, y medio vaso de aceite de girasol. Para las mayonesas es mejor utilizar el girasol, porque con oliva sale demasiado potente el sabor.

Se bate todo comenzando con la batidora en el fondo del recipiente a máxima potencia y sin moverla hasta que la salsa haya ligado. Una vez que veamos que va saliendo la mayonesa con buena textura empezamos a mover la batidora hacia arriba y abajo durante un minuto o poco más. La salsa estará lista.

Como lleva huevo crudo hay que tener cuidado con la conservación, usarla lo antes posible y si sobra taparla bien y meterla inmediatamente en la nevera. No dejarla nunca más de un par de días.

La versión vegana del plato sería utilizando leche de soja en lugar de huevo. Os aseguro que sale espectacular.

En unas cazuelitas individuales se ponen los garbanzos y se cubre con la salsa. Se mete a gratinar unos minutos hasta que quede de un dorado precioso. Servir inmediatamente. Aunque también tienes la opción de servirlo sin gratinar, que también está bastante bueno y evitas que la salsa se quede seca si la gratinas demasiado tiempo. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Garbanzos cocidos
  • zumo de medio limón
  • 1 huevo
  • un par de cucharadas de mostaza
  • medio vaso de aceite de girasol
  • sal

MANUFACTURA

  • Se saltean los garbanzos, ya cocidos, con un poco de ajo y pimienta
  • Se prepara la salsa batiendo el resto de ingredientes
  • Se ponen los garbanzos en cazuelas indiviudales y se cubren con la salsa
  • Se gratina hasta que estén dorados
Anuncios

Receta de mi tierra y los alrededores. Como buena legumbre es un primer plato y puede que único, pero este plato en pequeñas raciones de aperitivo o tapa es todo un lujo.

Unos garbanzos son siempre bien agradecidos, la verdad es que están  buenos de cualquier manera, pero este potaje es especialmente sabroso y sobre todo, nada de grasa, sólo la que aporta el AOVE.

Los garbanzos se ponen en remojo la noche de antes. Esta receta admite garbanzos de bote, para los que no tienen tiempo ni ganas. Yo dispongo de tiempo y me sobran las ganas, sobre todo para alimentarme de primera, así que no me cuesta nada echarlos en agua la noche de antes, y luego echarlos a la olla. Si le echas además un par de hojas de laurel, unos clavos, cuéntalos porque luego hay que quitarlos y no mola encontrarse uno y morderlo, un tomate entero y una cebolla entera, pues mucho mejor. Yo le añadí sal de chile, para darle el punto picante, pero sal normal es lo suyo.

En abundante agua se cuecen, dependiendo del tipo de olla que tengas tardarán más o menos tiempo en estar tiernos, yo uso una exprés de toda la vida y con una hora quedan estupendos. Si le añades unos trozos de tocino de jamón o de hueso tendrán más sustancias, pero no es necesario.

Una vez tiernos se cuela el caldo, reservándolo, y se tiran los clavos y las hojas de laurel.

En una sartén con el culo de AOVE se ponen a freír 3 o 4 dientes de ajo, pelados y enteros y un par de rebanadas pequeñas de pan. Dorándolos bien por todas partes.

Ajos y pan una vez fritos, se batirán junto con el tomate y la cebolla, a mano o a máquina, como prefieras, el pan siempre queda mejor en el mortero, pero cada uno con sus cadaunadas. Se añade también a la picada un puñadito de semillas de comino. Si has cocido tú los garbanzos y le has puesto el tomate y la cebolla, también se trituran en este momento.

Una vez batido todo se vierte sobre una cacerola ya caliente y se rehoga un rato, cuando el aceite ya esté haciendo de las suyas se añade una cuchara generosa de pimentón y rápidamente incluimos unos 300 gramos de espinacas, si son frescas mejor, pero las congeladas también nos valen.

Rehogamos a fuego fuerte hasta que las espinacas hayan disminuido de volumen, entonces añadimos los garbanzos y damos unas cuantas vueltas. Salpimentamos y cubrimos con parte del caldo de cocer los garbanzos, el resto lo puedes reutilizar para lo que se te ocurra…o tirarlo.

A fuego vivo y destapado se deja cociendo unos 10 minutos, no debe quedar muy caldoso. Se sirve bien calentito y está de muerte. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 350 gramos de garbanzos
  • 300 gramos de espinacas
  • un par de rebanadas de pan
  • 3 dientes de ajo
  • 1 tomate
  • 1 cebolla
  • unos clavos
  • un par de hojas de laurel
  • una cucharada de pimentón
  • un puñadito de cominos
  • Sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Los garbanzos en remojo la noche de antes
  • Se cuecen una hora en olla rápida, o hasta que estén tiernos, en abundante agua con sal, laurel, clavos, y el tomate  y la cebolla pelada, enteros
  • Una vez cocidos se reserva el caldo, la cebolla y el tomate y se tira el resto
  • En una sarten con el culo de AOVE se pone a freír las rebanadas de pan y los ajos, pelados y enteros
  • Cuando estén bien dorados se retira del fuego, se vierte sobre un vaso de la batidora y junto con los cominos, el tomate y la cebolla se bate todo.
  • En una cazuela se echa la picada y se da unas vueltas, a continuación se añade una cucharada generosa de pimentón y en seguida se incorporan las espinacas
  • Se da unas vueltas hasta que bajan de volumen y se echan los garbanzos, y un poco del caldo de cocerlos
  • Se deja hirviendo a fuego fuerte durante unos 10 minutos y se rectifica de sal.

No pude evitarlo. Los vi tan verdes y tan hermosos que me los llevé a casa. Un manojo de grelos verde y radiante esperando a convertirse en un delicioso y suculento potaje, con garbanzos y setas.

Nada de garbanzos de bote y luego hacer el apaño…garbanzos en remojo la noche de antes, para el día que vayamos a cocinarlos estén bien gorditos e hidratados.

En la olla donde se vaya a cocinar los garbanzos cubrimos el fondo con un buen chorreón de AOVE. Cuando esté caliente se añade la cebolla cortada en juliana o en trozos pequeños. Se da unas cuantas vueltas a fuego lento y se incoprpora un par de pimientos verdes italianos troceados, se sigue rehogando hasta que la cebolla empiece a ponerse transparente.

Los grelos tienen que estar bien frescos. Se lavan muy bien, sólo usaremos las hojas, y se trocean en trozos medianos. Se añaden al sofrito y se da unas cuantas vueltas más. Se incorpora sal, pimienta negra molida y pimentón dulce, una cucharada sopera. No es fácil encontrar grelos frescos en el mercado, si vives fuera de Galicia, así que se puede adaptar soluciones alternativas como acelgas, no es lo mismo ni de lejos, pero salen igualmente ricos.

Ahora es el turno de los garbanzos, bien escurridos del agua del remojo. Se mezcla bien con el sofrito y se incorporan en último lugar las setas, que estarán bien limpitas y si son muy grandes troceadas en cuartos. Se cubre bien con agua.

Se cocina a fuego lento hasta que los garbanzos estén tiernos. El tiempo dependerá del tipo de olla que utilices y de la calidad de los garbanzos. Se cocina hasta que los garbanzos estén tiernos.

Este plato se puede recalentar, de hecho como buen potaje, casi está más bueno de un día para otro. También se puede congelar sin problemas. Está cargado de buenos nutrientes y es muy completo.

Se sirve bien calentito. ¡Buen Provecho!

INGREDIENTES

  • Un manojo hermoso de grelos frescos
  • Medio kilo de garbanzos
  • Una cebolla grande
  • 2 pimientos verdes italianos
  • 1/4 Kg Setas, las que más te gusten
  • 1 cucharada sopera de pimentón
  • Sal, pimienta negra molida y AOVE

MANUFACTURA

  • Se sofríe a fuego lento en una olla la cebolla en juliana con los pimientos en trocitos pequeños.
  • Cuando esté todo rehogado se añaden los garbanzos
  • Se da unas vueltas, y se añade las setas troceadas en cuartos
  • Sal, pimienta, pimentón y se cubre con agua.
  • Cocinar hasta que los garbanzos estén tiernos.
  • Servir caliente

Falafel con Salsa de Yogourt

Publicado: 27 septiembre, 2011 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Falafel es una típica comida del norte de África y del Oriente Próximo. Con toda esta extensión geográfica podreis imaginar que hay muchísimas variaciones. Ni siquiera podría decirse que el Falafel es una albóndiga de garbanzos, porque en países como Egipto o Libia mezclan el garbanzo con judías, y en países como Siria lo encuentras sólo a base de alubias, aunque también encuentras con garbanzos…Para gustos colores.

Yo he probado varias formas diferentes de prepararlos, y aquí os pongo mi favorita.

Los ingredientes son muy fáciles de encontrar y disponer de ellos. La base serán los garbanzos, que hay que poner en remojo la noche de antes. Además necesitaremos una cebolleta, un par de ajos y un buen manojo de cilantro, que se puede sustituir por perejil si no te gusta el cilantro o no lo encuentras, pero ya estarás perdiendo un toquecillo exótico interesante.

A eso hay que añadirle las especias que usaremos, que serán canela molida, semillas de cilantro, pimienta negra molida y semillas de cominos.

En el vaso de la batidora se añaden todos los ingredientes anteriormente citados y se bate todo bien hasta obtener una pasta homogénea, no debe quedar ninguno de los ingredientes enteros o en trozos, sino haciendo pequeños grumitos.

A la masa se le puede añadir levadura, en cuyo caso conviene dejar reposar, yo no suelo echarle, pero sí lo meto en la nevera algo de tiempo para que la masa al enfríarse sea más fácil de manejar.

Cuando vayamos a preparar los falafel, hay que coger con una cuchara pequeña pedacitos de masa y darles forma primero de bola y luego aplastarlas un poco. Se pasan por harina de garbanzo y se fríen en una sartén con abundante aceite y muy caliente.

Se van sacando sobre papel absorbente para que suelten la grasa sobrante, aunque si sigues las indicaciones, casi no absorbe grasa. Deben quedar doraditos y crujientes.

Para acompañarlos se prepara una crema de yogourt, muy fácil de hacer. Se bate un yogurt natural con un diente de ajo, un poco de hierbabuena, sal y pimienta. Listo.

El falafel se moja en el yogourt y ¡ñam ñam!

INGREDIENTES

  • FALAFEL
    • 1/4 kg Garbanzos
    • 1 Cebolleta pequeña
    • Cilantro
    • 2 Ajos
    • Comino
    • Canela
    • Semillas de Cilantro
    • Sal
    • Pimienta
    • Harina de garbanzo
    • AOVE
  • SALSA DE YOGOURT
    • Yogur natural
    • Hierbabuena
    • Ajo
    • Pizca de sal y pimienta

MANUFACTURA

  • Los garbanzos se ponen en agua la noche de antes
  • Se pone en una batidora todos los ingredientes excepto la harina de garbanzo y el AOVE y se tritura bien hasta que quede una pasta espesa.
  • Se hacen pequeñas bolitas con la masa, en forma de albóndigas o un poco aplastadas y se pasan por harina de garbanzo.
  • Se van friendo en AOVE muy caliente y abundante
  • Se van sacando sobre papel secante cuando estén dorados
  • Se acompaña de una salsa de yogurt que se realiza batiendo todos los ingredientes
  • Se comen mojándolos en la salsa de yogourt. Fríos, calientes o templados