Posts etiquetados ‘Salteado’

Invención de cena ligera con un montón de propiedades estupendas. Mu rica 🙂

El wakame es un alga y sí, las algas se comen. Respondidas ya las dos preguntas acuciantes que gran parte del pópulo se plantea, tengo que alabar a la maravillosa alga wakame, gran desintoxicante natural, gran contenido en yodo, que estimula el metabolismo y la catálisis de las grasas, vamos que viene muy bien para perder peso, y también es estupenda para la retención de líquidos, muchos minerales y vitaminas, mucho calcio, reduce el colesterol…bueno vale ya. Los japoneses la incluyen en su dieta habitual, junto con otras algas, y hay quienes las relacionan con su gran longevidad…pues no se, pero a mí me gustan, así que las uso.

Para usar el wakame en este salteado, primero hay que hidratar las algas. Como unos 30 gramos para un salteado de dos personas. Se ponen en un bol con agua tibia y se dejan unos 10 o 15 minutos, no necesita más.

Este plato me lo inventé una noche de esas en las que la gastromusa te visita, y la verdad es que salió muy rico. Luego lo repetí y no estaba tan bueno. Como improviso sobre la marcha nunca recuerdo exactamente lo que hago, así que no supe que había cambiado de una a otra. Afortunadamente, encontré de nuevo el punto de la primera vez y como ahora publico mis recetas, para compartirlas con quienes gusten y conmigo misma y mi cerebro gruyère, tengo un sitio al que acudir cuando quiero repetir.

Yo hago este salteado en un wok, pero igualmente vale una sarten grande, y si puede ser algo profunda mejor.

Previamente, hay que asar los pimientos, al horno o al fuego, hasta que la piel esté negra. En mi horno a 180 tarda una hora. Se dejan enfriar dentro de una bolsa de plástico, ya que al sudar, la piel se separa de la carne y luego resultará mucho más fácil quitarla. Una vez que tengamos los pimientos fríos, se les quita la cabeza, la piel y las pipas y se parten en tiras medianas. Si los quieres conservar en la nevera utiliza el caldo que sueltan para conservarlos dentro. Aguanta unos cuantos días. Y si es verano, no los dejes demasiado tiempo dentro de la bolsa, en cuanto estén tibios límpialos, porque con el calor pueden estropearse.

Se cortan en rebanadas 4 dientes de ajo y una guindilla. Nosotros usamos un rocoto africano, muy muy peligroso. En la sarten con AOVE muy caliente se echan los ajos y la guindilla, y se baja el fuego para sofreírlos lentamente hasta que cojan el color, siempre sin parar de mover.

Una vez que cojan color dorado añadimos las algas y seguimos salteando a fuego  medio alto, sin parar de mover, durante unos 5 minutos o poco más. Añadimos un chorreón de vinagre de arroz y un chorro pequeño de soja, cuidado con no pasarse que el alga ya es salada. Cuando las algas estén cocinadas podemos incorporamos unos 200 gramos de gula.

Salteamos un par de minutos sin parar de mover  y por último incorporamos las tiras de pimiento asado. Un minuto más salteando y a servirlo calentito.

Si lo montas con la ayuda de un molde queda espectacular, la mezcla de colores es impresionante. Y la mezcla de sabores aún más.

¡¡¡Vaya pedazo de cena que te has marcao!!! ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 30 gramos de alga wakame
  • 2 pimientos rojos
  • 200 gramos de gula
  • 4 dientes de ajo
  • una guindilla
  • un chorreoncito de vinagre de arroz
  • un chorreoncito de salsa de soja

MANUFACTURA

  • Las algas se ponen en remojo unos 15 minutos
  • Los pimientos rojos se asan y se les quita la piel y las pipas, se parten en tiras medianas
  • En un wok o sarten ponemos los ajos en rebanadas y la guindilla a sofreír con un poco de AOVE
  • Cuando estén dorados incorporamos la guindilla, un par de vueltas y añadimos las algas
  • Salteamos unos 5 minutos
  • Añadimos la gula y los pimientos y salteamos unos minutos más
  • Servir caliente
Anuncios

Interesante mezcla, aunque no te lo parezca. Y sana, y ligera, para compensar otras menos sanas y menos ligeras.

Cuando las cantidades a comer son pequeñas, parece que no, pero hacer los trozos pequeños hace que cunda más. Si tienes para cenar 100 gramitos de ternera, y lo miras en un filete te entra una pena…en cambio, si lo conviertes en carne picada, y la mezclas con unas verduras la cosa cambia por completo…la cara también 🙂

Así que cena de dieta esta noche. 200 gramos de ternera picada y un calabacín, troceado en forma de palitos. Para dos, no te pienses, que excesos los justos.

Los salteamos con un poquito poco de AOVE caliente, sobre el que previamente habremos rendido unos cuantos dientes de ajo troceados en rebanadas. A mí me gusta mucho el ajo, así que 5 dientes está bien. Vamos a darle vidilla con unas guindillas verdes rebanadas, que siempre se agradecen quienes lo agradezcan…el resto puede obviarlo. Un par de ellas suficiente. Se saltea todo bien y cuando los ajos estén dorados añadimos la carne picada, volteamos hasta que se le quite el color de crudo y entonces añadimos los calabacines, troceados en bastones de tamaño medio. Añadimos pimienta negra molida y subimos el fuego.

Echamos un chorreón de vinagre de arroz y un buen chorreón de salsa de soja. Removemos a fuego muy fuerte para que se consuma el líquido. Servir calentito.

¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 calabacín
  • 200 g de ternera picada
  • 2 guindillas verdes frescas
  • 5 dientes de ajo
  • Pimienta negra
  • Vinagre de arroz
  • Salsa de soja
  • AOVE

MANUFACTURA

  • Salter los ajos en rebanadas en un poco de AOVE, fuego medio bajo
  • A medio hacer se incorporan un par de guindillas verdes en aritos
  • Añadir la carne picada y rehogar hasta que desaparezca el color de carne cruda
  • Añadir el calabacín troceado en forma de bastones
  • Espolvorear con pimienta negra molida
  • Subir el fuego y añadir chorreón de vinagre de arroz y chorreón de salsa de soja
  • Fuego muy fuerte y sin parar de mover hasta que se consuma el líquido