Racionalismo contra Relativismo

Publicado: 17 enero, 2012 en Ciencia, Filosofía
Etiquetas:, , , ,

El enfrentamiento entre las opiniones de Kuhn y Lakatos  , quizás también Popper, ha dado lugar a un debate sobre dos posturas opuestas asociadas a los términos racionalismo y relativismo, respectivamente.

Racionalismo

El racionalista radical asegura que hay un solo criterio universal e intemporal, por el cual deben ser juzgados los méritos relativos de las teorías rivales.

El racionalista radical considera que las decisiones y elecciones de los científicos están guiadas por el criterio universal. Rechazará las teorías que no le satisfagan y, cuando tenga que elegir entre dos teorías rivales, elegirá la que le satisfaga mejor. El racionalista típico creerá que las teorías que cumplen las exigencias del criterio universal son verdaderas, o aproximadamente verdaderas o probablemente verdaderas.

La distinción entre ciencia y no ciencia está clara para el racionalista. Sólo son científicas las teorías que pueden ser claramente valoradas en términos del criterio universal y que sobreviven a la prueba.

Relativismo

El relativista niega que haya un criterio de racionalidad universal y ahistórico por el cual una teoría pueda ser juzgada mejor que otra. Lo que se considera mejor o peor con respecto a las teorías científicas varía de un individuo a otro o de una comunidad a otra.

Las descripciones del progreso y las especificaciones de los criterios para juzgar los méritos de las teorías serán siempre relativas al individuo o a la comunidad que las suscriba.

En una situación de elección concreta no hay un criterio universal que dicte la decisión lógicamente obligatoria para el científico racional. La comprensión de la elección hecha por un determinado científico requerirá la comprensión de lo que valora ese científico y conllevará una investigación psicológica, mientras que las elecciones hechas por una comunidad dependerán de lo que ésta valore, y la comprensión de estas elecciones conllevará una investigación sociológica.

La distinción entre ciencia y no ciencia variará, para el relativista radical resulta mucho más arbitraria y menos importante que para el racionalista. Un relativista negará que haya una categoría única, la ciencia intrínsecamente superior a otras formas de conocimiento.

Si la ciencia está muy considerada en nuestra sociedad, es algo que debe comprenderse analizando nuestra sociedad, y no simplemente analizando la naturaleza de la ciencia.

Consideremos ahora dónde encajan Lakatos y Kuhn en este cuadro.

Lakatos el racionalista

Lakatos pretendía defender una postura en cierto modo similar a la que Chalmers  etiqueta como racionalista, y contemplaba con horror la postura del relativismo.

Lakatos afirmaba que el problema central de la filosofía de la ciencia es el problema de enunciar las condiciones universales en las que una teoría es científica, estrechamente unido al problema de la racionalidad en la ciencia.

Si no hay forma de juzgar una teoría a no ser evaluando el número, la fe y la energía vocal de sus defensores, entonces la verdad reside en la fuerza, el cambio científico se convierte en asunto de psicología de masas y el progreso científico consiste esencialmente en subirse al carro.

El criterio universal de Lakatos para valorar las teorías se desprende de su principio de que la metodología de los programas de investigación científica es más adecuada para aproximarse a la verdad en nuestro universo que cualquier otra metodología. La ciencia progresa a través de la competencia entre programas de investigación.

Lakatos pretendía proponer un criterio universal para juzgar los programas de investigación en particular y el progreso científico en general.

Consideraba este criterio como una conjetura comprobable, confrontándola con la historia de la ciencia. A grandes rasgos, una metodología propuesta ha de ser juzgada por la medida en que es capaz de explicar la ciencia buena y su historia.

La teoría de Lakatos se vería respaldada si se pudiera demostrar que ciertos episodios de la historia de la ciencia que son inexplicables en términos de metodologías rivales, son explicables en términos de la metodología de los programas de investigación.

Una segunda forma en que posiblemente podría ser respaldada la metodología de Lakatos es que la metodología podría servir para indentificar un programa que recibiese un fuerte apoyo de la comunidad científica pero no se ajustase a la metodología de los programas de investigación, y esta identificación podría llevar posteriormente al nuevo descubrimiento de  alguna causa externa.

Los estudios de casos históricos realizados por Lakatos y sus seguidores respaldan ciertamente en alguna medida esta última afirmación.

Sin embargo, la metodología de Lakatos no es capaz de dar consejo a los científicos. El hecho de que los científicos adopten los programas progresistas y abandonen los degeneradores, no es una consecuencia de la metodología de Lakatos.

Kuhn el relativista

Kuhn menciona una serie de criterios que pueden ser utilizados para juzgar si una teoría es mejor que otra rival. La exactitud de la predicción y especialmente de la predicción cuantitativa, el equilibrio entre temas esotéricos y temas cotidianos y el número de problemas resueltos.

Criterios como éstos constituyen los valores de la comunidad científica. El medio por el que estos valores son especificados debe en ultima instancia, ser psicológico o sociológico. No hay ninguna norma superior a la aprobación de la comunidad correspondiente. Los criterios de la comunidad correspondiente variarán normalmente con el  marco cultural e histórico de la comunidad.

Kuhn niega ser un relativista y escribe que las teorías científicas posteriores son mejores que las anteriores y por ello cree firmemente en el progreso humano. Kuhn es un racionalista que especifica un criterio universal por el cual se pueden juzgar los méritos relativos de las teorías. Kuhn observa que las consideraciones basadas en la capacidad de resolver problemas no son vinculantes ni individual ni colectivamente por lo que respecta a  los méritos relativos de los paradigmas contrapuestos y que las consideraciones estéticas pueden a veces ser decisivas. Esto nos lleva a una postura relativista.

La propia explicación que ofrece Kuhn de la ciencia implica que lo que se considere como problema dependerá del paradigma o de la comunidad.

Para Kuhn el hecho de que un campo pueda ser o no calificado como ciencia depende de que se ajuste o no a la concepción de ciencia ofrecida en The structure of the scientific revolutions. El rasgo más importante es la medida en que este campo es capaz de respaldar una tradición científica normal.

El criterio de demarcación de Kuhn ha sido criticado

  • por Popper, sobre la base de que hace excesivo hincapié en el papel de la crítica en la ciencia
  • por Lakatos, porque entre otras cosas, pierde de vista la importancia de la competencia entre programas de investigación o paradigmas
  • por Feyerabend, sobre la base de que la distinción de Kuhn lleva a la conclusión de que el crimen organizado y la filosofía de Oxford pueden ser calificados como ciencias

Kuhn no mantiene que la ciencia sea superior a otros campos de estudio, pero lo supone. De hecho, sugiere que si una teoría de la racionalidad chocara con la ciencia, entonces tendríamos que cambiar nuestra teoría de la racionalidad.

Hacia un cambio en los términos del debate

Lakatos pretendía dar una explicación racionalista de la ciencia pero fracasó. Kuhn negaba que pretendiera dar una explicación relativista de la ciencia, pero sin embargo la dió.

Hemos considerado varios análisis del tipo de criterios que permiten a los individuos o grupos juzgar si una teoría es mejor que otra o si un determinado conjunto de conocimientos es o no científico.

Podría haber una forma de analizar la ciencia, sus objetivos y su modo de progreso que se centrara en los rasgos de la propia ciencia, al margen de lo que los individuos o grupos pudieran pensar. Lo veremos en la próxima entrada.

Anuncios
comentarios
  1. Antonio dice:

    Claro como siempre¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
    Por cierto, ya que vas pidiendo ayuda con la metafísica; para poder comprender semejante absurdo has de creer en ella, ……………cosas de la fe

  2. Chas Gracias
    Pero… tildar la metafísica de absurdo y de asunto de fe….es bastante osado cuanto menos 😮

    • Antonio dice:

      A ver, quiero decir que si se va a: ¡la apropiación del olvido del ser, a la búsqueda de la esencia
      perdida……o sea en plan Heidegger y esas cosas, o nos ponemos en plan nihilista sin fe y entonces tampoco existe al decir positivista, estructuralista,,,,,,,,lo único que podemos hacer es hallar una ontología que nos satisfaga, al menos en su busca. Si la metafísica sigue siendo el inicio de la pregunta platónica por el asombro del mundo y la posteriores e ¿inevitables? teologías, la primera sigue siendo -¡sólo¡-ontología, (con la consiguiente teodicea antropológica) y las segundas están superadas por la anterior.
      Sólo la fe puede salvar la metafísica.

  3. No se si me he enterao de lo que dices…mas bien no.

    Para empezar, la teología hace ya bastantes años que salió del ámbito de la metafísica en particular y de la filosofía en general. Dios no es tema filosófico sino religioso.

    La metafísica a día de hoy solo se concibe en relación con la ontología y la realidad, puede que con el tema del mal, pero en general.

    La fe no tiene nada que ver en este asunto, la herramienta fundamental de la metafísica es la razón, no encuentro cosa más opuesta a la fe que la razón. El papel de la metafísica hoy en día no es proponer soluciones, sino plantear preguntas. Y para eso hace falta intuición, conocimiento y razón.

    • Antonio dice:

      Hola, acabo de encontrar el comentario. Es eso lo que quería decir, que sólo es ontología, (y si acaso teodicea, aunque está incluida en cualquier ontología del ser): razón, realidad y para algunos sólo la práctica de ambas, nada de especulación teórica. Por eso digo que la metafísica queda para los “teólogos, para los que tienen fe,” que buscan respuestas imposibles a las preguntas antiguas.
      No me refería a la teología. El problema es, cada vez estoy más convencido, que no tenemos respuestas nuevas para las viejas preguntas. Dichosa tú que crees en nuevas preguntas.
      Debería firmar este comentario como el escéptico tristón.

  4. Un post muy interesante.

    “Kuhn niega ser un relativista y escribe que las teorías científicas posteriores son mejores que las anteriores y por ello cree firmemente en el progreso humano. Kuhn es un racionalista que especifica un criterio universal por el cual se pueden juzgar los méritos relativos de las teorías. Kuhn observa que las consideraciones basadas en la capacidad de resolver problemas no son vinculantes ni individual ni colectivamente por lo que respecta a los méritos relativos de los paradigmas contrapuestos y que las consideraciones estéticas pueden a veces ser decisivas. Esto nos lleva a una postura relativista.”

    ¿No da a veces la impresión de que la obra de Kuhn dice cosas sin decirlas? Quiero decir, la gente que lee “The structure of the scientific revolutions” suele sacar conclusiones de corte relativista mucho más radicales de las que él mismo defiende y a mí siempre me ha dado la impresión de que él juega mucho a ese juego de insinuar sin decir.

    Una pregunta: Con el peso que se le da en la obra de Kuhn a los aspectos sociológicos en la producción de ciencia y con su tesis de la inconmensurabilidad de los paradigmas ¿dónde crees que quedan para él los valores objetivos de verdad en la teoría científica?

    Igual me estoy liando. Llevo tiempo sin acercarme a este tema y me han vuelto las ganas pero estoy un poco oxidado. En fin, que un post muy interesante.

    Gracias y un saludo.

  5. Muchas gracias Estupendo Hawkings. Esta entrada forma parte de una serie que resume el libro ¿Qué es esa cosa llamada ciencia? de Chalmers, y que puedes encontrar al completo en la sección de Libros Sintetizados ( http://wp.me/P1Bnwz-12l). Se trata de un libro muy ameno y accesible, que te da una visión bastante clara de las últimas corrientes en la filosofia de la ciencia.

    Respecto al comentario que haces, tengo que decir en primer lugar que no he leido The structure of the scientific revolutions, lo tengo pendiente y sólo he ido directamente a algunos capítulos que necesito para prepararme la asignatura de Filosofía de la Ciencia. Lo tengo pendiente, sin lugar a dudas, porque es un libro clave.

    Si aún así te interesa mi opinión, por lo que me he ido documentando al respecto, sí que comparto contigo, y con Chalmers, en que a veces Kuhn es más un quiero que un puedo, por supuesto sin negarle la maestría e importancia que sus escritos han aportado al campo de la filosofía de la ciencia.

    Creo que la clave para la pregunta que planteas esté en el hecho de que para Kuhn la ciencia es una actividad para resolver problemas, no considera que la ciencia sea capaz de alcanzar un conocimiento objetivo del mundo, relegándola a un papel puramente práctico, por lo que para él no existen valores objetivos de verdad en la ciencia, no les da ningún papel. La verdad no es cosa de la ciencia, por lo que es intrascendente si las teorías reflejan o no la verdad, lo único que importa es que resuelvan los problemas para los que han sido definidas.

    ¿Qué opinas?

    Gracias de nuevo y Saludos

  6. Anónimo dice:

    Gracias por tu respuesta.

    Creo que Kuhn está en ese punto intermedio en el que se queda atrapada mucha filosofía continental aunque él no pertenezca técnicamente a este grupo. Es un poco el problema de la certidumbre, no? el hecho de poder reducir todo conocimiento, incluso la teoría científica, al conocimiento por inducción y el hecho de que el la inducción sea siempre falible en última instancia.

    Kuhn es un maestro en el análisis de corte sociológico del proceso de teorización científica, un análisis que cambió la forma de pensar cómo se hace ciencia, pero su epistemología queda tremendamente debilitada al dejar de lado el carácter objetivo de los valores de verdad. Quiero decir, dejando de lado consideraciones filosóficas por un momento, alguna influencia tienen que tener el mundo real en la ciencia, no? Una teoría se prueba cierta o falsa en virtud de su relación con los hechos y, aunque condiciones sociológicas tengan su influencia, dejar eso de lado es abrir la puerta a relativismos ontológicos e idealismos radicales que lo que hacen, en el fondo, es prácticamente negar la posibilidad de conocimiento.

    En este sentido yo soy tremendamente realista y un gran fan del mundo objetivo. Creo que la ciencia sí nos da un conocimiento fiable del mundo porque la realidad es objetiva y cognoscible y creo que los problemas de certidumbre del conocimiento por inducción, que tantos quebraderos de cabeza le han dado a la filosofía de la ciencia, se solucionan a base de sentido común, muy en plan Bertrand Russell. No conocemos con certeza absoluta, pero conocemos con la certeza suficiente y eso, junto con el sentido común, hace que sea seguro afirmar que el conocimiento científico es fiable. La ciencia funciona y su capacidad para anticipar hechos y reproducir fenómenos es tremenda.

    Mira este vídeo de Richard Feynman, un superjefazo, explicando en clase lo que para él, y supongo que para muchos científicos, es el proceso de búsqueda de una nueva ley:

    La filosofía de la ciencia tiene que ir mucho más allá de esto, claro, es su trabajo, pero no creo que haya que perder de vista la base práctica del conocimiento científico.

    Buf, me ha quedado larguísimo. En fin, que gracias por la opotrunidad de discutir estos temas. Me lo estoy pasando pipa.

  7. Perdona, el comentario anterior es mío. Es que estoy empanado y lo he hecho sin entrar en mi cuenta

  8. Gracias a ti Estupendo Hawkings, por darle vidilla al sitio. Encantadísima.

    Estoy bastante de acuerdo contigo en todo lo que expones, o casi. Para mí el funcionamiento del universo es el que es independientemente de cómo nosotros lo expliquemos. En cierto sentido soy objetivista. En la entrada del Objetivismo (https://filotecnologa.wordpress.com/2012/01/18/objetivismo/) se detalla lo que implica. Creo que te puede interesar leerlo.

    De igual forma opino que la ciencia, aunque es capaz de predecir con resultados asombrosos la naturaleza, y que cada vez lo hacemos con mayor precisión, no conlleva la verdad absoluta. El hecho de que puedas explicar algo de una manera acorde a la experiencia, la observación, los hechos o fenómenos, no significa que esa sea realmente la manera en que funcionan o son.

    La ciencia nos da un conocimiento fiable en el sentido de que es contrastable, sucede lo que dice, pero aunque comparto tu visión de que la realidad es objetiva, no tengo tan claro que sea cognoscible. En última instancia me declaro agnóstica al respecto, porque nunca sabremos si lo que conocemos es la verdad tal como es en sí misma, o simplemente un sucedáneo que concuerda en los aspectos esenciales.

    Muchas gracias por tus comentarios, sería un placer verte por aquí a menudo!!!!

    PD: El vídeo buenísimo, Feynman es muy grande, y el mensaje del final perfecto…piensa por tí mismo.

  9. […] Puedes encontrarla también en su blog Internauta Sin Pauta […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s